viernes, 26 de abril de 2013

2001

El “caso Zorreguieta”, tenía a todo el país en sus garras. Los fanáticos de la Casa de Orange no se oponían a una presencia en la boda de Jorge Zorreguieta (*1928), padre de Máxima, la novia del príncipe heredero Guillermo Alejandro. Sin embargo, los izquierdistas holandeses tenían problemas con esto y divulgaban sus opiniones a través de los medios de comunicación. El Primer Ministro Wim Kok trataba de mantener la unidad del país mediante una investigación oficial sobre los antecedentes del padre de la novia. Sobre esta base, podía anunciar públicamente una decisión que ya había sido tomado en e seno del gobierno, y que fue apoyada de forma automática por su mayoría en el parlamento: al príncipe Guillermo Alejandro se le permitiría casarse con Máxima, pero el padre de ella no pudría asistir a la ceremonia porque había sido miembro del una dictadura sangrienta.

En respuesta a la destrucción de las “Torres Gemelas” de Nueva York del 11 de septiembre, el gobierno holandés se solidarizó con el presidente Bush II. Después de la visita a Holanda de una delegación estadounidense con evidencia secreta sólo visible para el primer ministro, el canciller, el ministro de defensa y los dirigentes de los tres partidos políticos más grandes, el gobierno holandés decidió apoyar la invasión estadounidense de Afghanistan. La prueba del gobierno estadounidense demostraba que el atentado de Nueva York había sido una conspiración concebida y dirigida por Osama bin Laden desde una cueva en Afganistán. La decisión del gobierno fue apoyado por la mayoría de la Cámara.

En marzo estalló una epidemia de fiebre aftosa, que ocasionó la destrucción de 265 000 animales, con un daño total de € 1,5 mil millones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario